3 de febrero de 2012

XXXVI

-
Detenerme
en un punto exacto del olvido.

Hablo
de cerrar el inventario de las heridas.

-

9 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

El olvido es una bendición.

Besos.

Aloe dijo...

Hola Luna.

Precisas, contundentes.

hablo de, desaparecer.

Un abrazo

ALBORADA dijo...

Cerrar el inventario es difícil, pero es la única forma definitiva de borrar pasado y aún así como pesadillas vuelven...

Lo importante es que no cambien nuestra estructura, aunque como la Torre de Pizza, se tambalee.

Jolinesssssssssssssss


Mira que ando...

Ya sabes.

Un besote enorme..AMIGOTA

Anónimo dijo...

Comenzar desde el principio, animosos y enteros.

Andri

Ale dijo...

Si se detiene la mente, no hay olvido ni recuerdo, sino eternidad instantánea, esa sopa en que vivimos y tenemos nuestro ser.

Todos los inventarios desaparecen y la vida se manifiesta como una comparsa de Carnaval que no va a ningún lado pero transpira y danza.

En otras palabras, a cerrarlo de una vez y dedicarse a celebrar la existencia, que bastante es.

Abrazo

Patricia Nasello dijo...

Increíblemente bello y perfecto.
Te aplaudo, Luna.

acróbata dijo...

Ay, si fuésemos capaces de detenernos a voluntad...

Guille Silva dijo...

Se puede olvidar????

Aunque duele, no queremos dejar de recordar.

Un beso Luna querida.

Diego dijo...

y aunque no se olvide hay que cerrar tal inventario.
Un beso